PORTAL DE EMPLEO PARA PERSONAS CON ESCLEROSIS MÚLTIPLE Y/O DISCAPACIDAD

pila de periodicos doblados
  • Inicio
  • Actualidad
  • EM y EMpleo: Estrategias para conservar el empleo cuando aparecen síntomas cognitivos en la EM (I parte)

ACTUALIDAD

EM y EMpleo: Estrategias para conservar el empleo cuando aparecen síntomas cognitivos en la EM (I parte)

12 Noviembre 2018

Consejos

Marisol García-Reyes Beneyto. Neuropsicóloga FEM Madrid

“La mayoría de las personas afectadas por la EM reciben el diagnóstico antes de los 40 años (80%); esto es, durante los primeros años de vida laboral, que son los más productivos en la vida de una persona. De estos, casi la mitad (el 43%) deja su empleo en los tres años posteriores al diagnóstico”.

 

Con estos datos no es de extrañar que el ayudar a los pacientes a conservar su empleo se haya convertido en uno de los objetivos más importantes para los profesionales que formamos parte del Servicio de Formación e Inserción de la FEMM.

En un primer momento, cuando uno piensa en qué síntomas pueden alterar de forma más importante el desempeño en el trabajo, se piensa inevitablemente en los síntomas físicos (movilidad, coordinación, problemas sensoriales) pero no siempre es así, de hecho, son la fatiga y los problemas cognitivos, no las discapacidades físicas, las principales motivos por los que muchas personas con EM abandonan el trabajo.

“Son la fatiga y los problemas cognitivos, no las discapacidades físicas, las principales motivos por los que muchas personas con EM abandonan el trabajo”.

Indudablemente, es la propia sintomatología de la EM y los trastornos asociados o derivados de padecer estos síntomas los que hacen que muchas personas se vean obligadas a dejar su trabajo, pero un paciente con diagnóstico de EM no debe renunciar a la actividad laboral tan solo por haber sido diagnosticado. Puede que los síntomas dificulten o incluso impidan a algunas personas continuar con su actividad laboral pero, en muchos casos, esto no tiene por qué ser así.

“Estas dificultades se pueden disminuir o incluso eliminar con adaptaciones laborales y con el uso de estrategias compensatorias por parte del afectado”.

Si tienes EM y actualmente estás empleado pero piensas que los síntomas cognitivos están dificultando tu desempeño en tu puesto laboral, hay muchas estrategias que pueden ayudarte a manejar mejor estos síntomas de modo que recuperes la confianza en ti mismo y en tu desempeño laboral.

 

¿QUÉ PODEMOS HACER CUANDO NOTAMOS UNA DISMINUCIÓN DE NUESTRO RENDIMIENTO COGNITIVO Y ESTE EMPIEZA A INTERFERIR EN NUESTRO TRABAJO?

Los problemas cognitivos en la EM pueden ser de diversos tipos y grados dependiendo de la localización de las lesiones en el cerebro pero son normalmente los problemas que afectan a la velocidad de procesamiento de la información, la atención y concentración, la memoria a corto plazo y las funciones ejecutivas los que más afectan al rendimiento en el trabajo.

Lo primero y más importante es acudir a un Neuropsicólogo especializado que pueda constatar a través de una valoración neuropsicológica la presencia o no de deterioro cognitivo y  medir su grado y tipo junto con las habilidades conservadas, esto es, definir un perfil.

Muchas veces, la disminución de nuestro rendimiento cognitivo está asociado al trastorno neurológico (la EM y sus lesiones en el cerebro), pero otras, esta disminución puede deberse a un trastorno emocional – ansiedad, estrés, depresión –  puede estar asociado a otro síntoma como la fatiga, o incluso, puede ser un efecto secundario de la medicación que estamos tomando. Una vez constatada la causa de la disminución del rendimiento cognitivo, el neuropsicólogo podrá diseñar un plan de intervención individualizado adecuado para compensar o rehabilitar el trastorno y donde se contemplará la necesidad o no de derivar al paciente a otro especialista. En este proceso será de vital importancia la evaluación de las necesidades de cada persona y su entorno para poder seleccionar la ayuda externa y establecer el plan de rehabilitación adecuado para cada caso. Además del perfil cognitivo se tendrán en cuenta el nivel funcional del paciente, la edad y el nivel intelectual premórbido y sus necesidades y circunstancias personales y todo esto, en el caso que nos ocupa, en relación con el trabajo que se está desempeñando o se va a desempeñar.

Existen muchas estrategias compensatorias de carácter práctico para mejorar nuestro rendimiento cognitivo en el trabajo avaladas por la investigación en el campo de la neurociencia y la EM.

Estas estrategias pueden englobarse en tres categorías: Entrenamiento en el uso de estrategias para mejorar el procesamiento cognitivo (asociación, visualización, categorización..etc), estrategias de modificación ambiental o adaptación del entorno físico a las capacidades o funcionamiento cognitivo de las personas y el uso de ayudas externas para compensar los déficit.

El entrenamiento en el uso de estrategias para optimizar el procesamiento de la información tiene que adquirirse mediante la rehabilitación neuropsicológica pero la aplicación de estrategias de modificación ambiental o el uso de ayudas externas podemos realizarlo nosotros mismos aplicando la lógica y analizando con detenimiento nuestro funcionamiento cognitivo y los problemas que encontramos al realizar nuestro trabajo.

En el próximo artículo os dejo una relación de dificultades que podemos experimentar en nuestras actividades de la vida diaria – especialmente en nuestro trabajo-  y las estrategias a emplear para poder compensarlas en relación a las funciones cognitivas deficitarias y para terminar, unas recomendaciones generales para estimular vuestro cerebro. ¡Espero que os resulten de ayuda!

 

Fotos
EM y EMpleo: Estrategias para conservar el empleo cuando aparecen síntomas cognitivos en la EM (I parte)
Compártelo:  LinkedIn
« volver
© 2016 - FEMM - Todos los derechos reservados